Vitamina B12

La vitamina B12 es esencial para el bienestar del organismo. De hecho, este tiene numerosas propiedades beneficiosas y al mismo tiempo una deficiencia podría causar diversos problemas de salud. Esta vitamina forma parte del grupo B y se desarrolla en el interior de microorganismos como hongos, algas y bacterias. Las vitaminas no pueden ser absorbidas completamente por el cuerpo, por lo que deben introducirse a través de una dieta para cumplir con el requerimiento diario. Esta vitamina es soluble en agua y está formada por varias sustancias como la hidroxocobalamina. La principal tarea de la vitamina B12 es gestionar la síntesis de las células rojas de la sangre dentro de la médula ósea. Por tanto, su función principal es promover el desarrollo de glóbulos rojos. Además, esta sustancia juega un papel muy importante en lo que respecta al sistema nervioso, ya que aporta numerosos beneficios a su metabolismo. Por este motivo, la B12 es fundamental para favorecer el bienestar del cerebro en sujetos que padecen demencia senil. Aparentemente, una alta tasa de esta vitamina disminuye el riesgo de encogimiento del cerebro que puede causar pérdida de memoria a medida que envejecemos. Por tanto, además de garantizar una memoria de hierro, la vitamina B12 también actúa sobre los nervios, garantizando una verdadera acción protectora.

Entre sus muchas virtudes también existe una función regeneradora de las células del cuero cabelludo que te permite mantener tu cabello sano. Este efecto regenerador también se aplica a las uñas. De hecho, una deficiencia de esta vitamina podría ser responsable de uñas quebradizas y secas. Sin embargo, esta carencia también podría provocar la aparición de dermatitis. La vitamina B12 demuestra ser uno de los mejores remedios naturales para el tratamiento del herpes, ya que promueve la curación y combate eficazmente las infecciones de la piel. Una virtud más es la de aportar numerosos efectos beneficiosos al sistema cardiovascular ya que es capaz de reducir el nivel de homocisteína en sangre, responsable de las enfermedades cardiovasculares, ya que favorece la acumulación de colesterol en el interior de las arterias. Su gran potencial es fortalecer la sistema inmunitario, ya que favorece el desarrollo de estas células que tienen la función de destruir virus y bacterias, así como células cancerosas. Existen numerosos efectos positivos también con respecto a la estructura ósea. De hecho, la vitamina B12 está particularmente indicada para aliviar los síntomas en sujetos que padecen artritis.

Del mismo modo, la B12 también se utiliza para el tratamiento de la hepatitis gracias a su propiedades regeneradoras. También se debe tener en cuenta que la producción de glóbulos rojos favorece el desarrollo muscular. De esta forma, los músculos pueden beneficiarse de la cantidad adecuada de oxígeno y nutrientes. En este sentido, esta vitamina se suele tomar en forma de suplemento por los deportistas, especialmente en el ciclismo o en deportes muy exigentes que requieren un entrenamiento bastante intenso. Por lo tanto, no se debe subestimar la falta de esta sustancia. Para evitar que esto suceda, es necesario comprender las razones desencadenantes de una posible falta de vitamina B12 en el cuerpo. Una de las primeras causas podría indicar un problema de absorción debido al tracto gastrointestinal que no permite asimilar completamente las propiedades de la vitamina. No se puede excluir una dieta vegetariana, ya que la B12 se encuentra principalmente en alimentos de origen animal. También podría ser un problema de enfermedad celíaca con las consiguientes dificultades de absorción por el intestino. Por tanto, no cumplir con el requerimiento diario de esta vitamina podría tener graves consecuencias para la salud.

En primer lugar, dado que la vitamina B12 es fundamental para la síntesis de glóbulos rojos, cualquier deficiencia podría provocar la aparición de anemia con la consiguiente disminución de la cantidad de glóbulos rojos. Este proceso también puede causar diversos síntomas como fatiga, presión arterial baja, hipotensión, reflejos reducidos y palidez. Además, la falta de vitamina B12 puede provocar trastornos del sistema nervioso con dificultad para mover brazos y piernas. También pueden ocurrir dificultad para hablar, caminar y espasmos. Actualmente, no se han encontrado efectos secundarios y contraindicaciones relacionados con la ingesta excesiva de vitamina B12. Sin embargo, algunos estudios han demostrado que la ingesta excesiva en personas con diabetes puede provocar toxicidad y empeoramiento de la función renal. Por tanto, para evitar cualquier deficiencia es recomendable seguir una dieta omnívora para cubrir el requerimiento diario adecuado de vitamina B12, que tiende a aumentar especialmente durante el período de embarazo. Los alimentos ricos en vitamina B12 son principalmente carnes rojas y blancas, pescado, huevos, productos lácteos y algunas legumbres o frijoles. También frutos secos, en particular noches, son reconocidos por un alto contenido de esta vitamina.