Tipos de aceites vegetales y cómo usarlos en la piel.

los aceites vegetales ahora se han convertido en un elemento básico en rutina de cuidado de la piel de cada mujer, tanto que sustituyen casi por completo a las cremas hidratantes tradicionales: su capacidad natural para hidratar y nutrir cualquier tipo de piel hace Los aceites vegetales son una verdadera panacea para la piel. de rostro y cuerpo. Los aceites vegetales cosméticos son ricos en ingredientes esenciales para la salud epidérmica, como polifenoles, ácidos grasos y antioxidantes, que ayudan a reducir la inflamación y hacen que la piel esté más fresca y radiante. Los aceites vegetales tienen propiedades únicas: se pueden utilizar para eliminar el enrojecimiento excesivo, contrarrestar la irritación del acné o rosácea, cuidar la piel grasa o simplemente para mantener el rostro y el cuerpo adecuadamente hidratados. Averigüemos todos juntos los tipos de aceite vegetal y cómo utilizarlos mejor para cuidar tu piel.

Aceite de coco

Obtenido de cocos, este aceite perfumado se puede utilizar para múltiples aplicaciones. Producido exprimiendo la grasa de la pulpa de coco, este aceite ha ganado considerable popularidad en los últimos años debido a sus propiedades terapéuticas. Con un aroma inconfundible, el aceite de coco es perfecto para quienes tienen la piel particularmente seca, ya que es rico en ácidos grasos y vitamina E que lo hacen muy hidratante, antiedad, pero no graso: actúa como una especie de barrera sobre la piel , reteniendo la humedad. Además, es naturalmente antibacteriano y antifúngico.

A temperatura ambiente está en estado sólido, pero basta con calentarlo un poco para que vuelva a tener una consistencia líquida y transparente, similar a la vaselina. Se disuelve inmediatamente al contacto con la piel y se absorbe muy rápidamente. Podría ser también se usa como compresa, especialmente para pies y talones: solo aplíquelo antes de acostarse, practique un masaje rapido, use calcetines de algodón blanco para promover la absorción y a la mañana siguiente tendrá los pies suaves y sedosos.

Aceite de argán

El aceite de argán es el más valioso entre los aceites vegetales para la piel: se obtiene del procesamiento de las semillas de los frutos del árbol de argán, una planta originaria de las zonas semidesérticas del sur de Marruecos, único lugar donde crece espontáneamente. El aceite de argán es rico en vitamina E, antioxidantes y ácidos grasos esenciales, elementos que potencian sus propiedades anti-envejecimiento, calmantes, cicatrizantes y protectoras, que hacen de este aceite vegetal uno de los más caros del mercado. Gracias a sus propiedades antioxidantes, aceite de argán trabaja para mejorar la elasticidad de la piel combatiendo el daño de los radicales libres, dejando la piel radiante.

Su uso ha sido el secreto de belleza de muchas generaciones de mujeres bereberes, y hoy su difusión ayuda a fomentar el cultivo de plantas y la extracción de aceite por empresas totalmente femeninas. Es lo suficientemente ligero para ser utilizado como crema hidratante diaria, tanto bajo el maquillaje como por la noche para un tratamiento más rejuvenecedor, pero también se puede utilizar para tratar problemas más graves, como el eccema o la rosácea. Es perfecto para ambos tanto piel seca como piel grasa, ya que afecta la producción de sebo.

Aceite de semilla de rosa mosqueta

El aceite de semilla de rosa mosqueta es un poderoso nutriente para la piel y uno de los aceites más preciados y uno de los mejores aceites anti-envejecimiento: se obtiene presionando en frío las semillas de rosa mosqueta, una variedad particular de escaramujo. cultivada principalmente en Chile, en los Andes. Rico en ácidos grasos esenciales, vitaminas E, C, D y betacaroteno, el aceite de rosa mosqueta es ideal para proteger e hidratar la piel, combate el daño de los radicales libres y reduce las arrugas. La presencia de vitamina A y ácidos grasos poliinsaturados también garantizan a este aceite vegetal propiedades cicatrizantes, antiarrugas, nutritivas y regeneradoras: el uso diario rejuvenece la piel y devuelve su elasticidad, ayuda a corregir las manchas oscuras y reduce la apariencia de cicatrices. También se puede utilizar para calmar quemaduras y quemaduras solares o para hacer que las estrías sean menos notorias. Al ser un aceite “seco”, es fácilmente absorbido por la piel y puede usarse en combinación con otros aceites o lociones, como tratamiento intensivo hidratante y anti-envejecimiento.

Aceite de marula

Obtenido del procesamiento y prensado de la nuez del fruto de marula africana, una pequeña planta parecida al mango, originaria del norte de Namibia, el aceite de marula es la próxima gran novedad entre los aceites vegetales para el cuidado de la piel: textura ligera, rápida absorción y una concentración de antioxidantes 60% más alta que con aceite de argán lo hacen indispensable para toda mujer. Gracias a su propiedades antimicrobianas, el aceite de marula puede reducir no solo la sequedad, sino también la irritación y la inflamación, además de ayudar al proceso de curación de la piel afectada por el acné. Apto para todo tipo de skins, desde muy secas hasta grasas, no deja residuos ni pesadez y es ideal para usar debajo del maquillaje o incluso para mezclar con la base para una piel radiante.

Aceite de jojoba

Extraído de las semillas de una planta nativa del desierto de América del Norte, el aceite de jojoba no es realmente un aceite, sino un extracto botánico compuesto más parecido a la cera líquida. Esto es importante debido a todos los compuestos que se encuentran en la naturaleza, el aceite de jojoba es estructural y químicamente el más cercano al sebo humano, lo que significa que imita la estructura de la piel: se absorbe rápidamente sin que quede ningún residuo graso y puede equilibrar la producción de sebo, según se aplique sobre skins secas o grasas.

Compuesto por minerales y nutrientes beneficiosos, aceite de jojoba se puede utilizar para tratar cualquier problema o imperfección de la piel, desde el acné hasta la psoriasis. También actúa como emoliente para calmar la piel afectada por las quemaduras solares y proporciona hidratación durante todo el día. Muy elastificante, nutritivo y rico en vitamina E, es la mejor opción para quienes tienen piel que tiende a ser grasa o impura, debido a su composición química sorprendentemente similar al sebo.

Aceite de aguacate

El aceite de aguacate, uno de los aceites vegetales, se obtiene presionando en frío la pulpa del aguacate, una planta originaria de una zona entre México y Centroamérica, con un color variable que va del verde intenso al amarillo amargo. Es un aceite extremadamente versátil y eficaz, rico en vitaminas A, D y E, así como elementos como lecitina, potasio, betacaroteno y ácidos grasos insaturados esenciales: esta particular composición química hace del aceite de aguacate un perfecto energizante y vigorizante, además de un excelente tratamiento anti-envejecimiento. Se puede utilizar para cualquier tipo de piel y para todos los usos, especialmente junto con el aceite de almendras dulces: su combinación, de hecho, potencia y potencia las propiedades de estos dos aceites vegetales.

Aceite de almendras dulces

El aceite de almendras dulces es conocido y apreciado sobre todo por las madres primerizas: perfecto durante el embarazo para prevenir la aparición de estrías molestas y antiestéticas, también es especialmente indicado para masajes relajantes para recién nacidos, que aprecian su dulce aroma y textura. líquido. Las propiedades características deaceite de almendras dulces Son principalmente elastificantes y antiinflamatorios, pero la abundancia de vitamina E, proteínas, antioxidantes y ácido oleico también lo convierten en un buen humectante. Alternativamente, también se puede utilizar como desmaquillador de rostro y ojos. La única contraindicación: no es apto para alérgicos a los frutos secos.

Aceite de oliva y sésamo

El aceite de oliva se asocia normalmente al uso en cocina: no todo el mundo sabe que este aceite en realidad tiene importantes propiedades nutritivas que lo hacen adecuado para hidratar la piel del cuerpo y el rostro, pero también el cabello. también aceite de oliva para uso cosmético, como el aceite de cocina, tiene muchas palabras diferentes. Términos como virgen extra, evo o dop son distinciones muy importantes también en el aceite de oliva cosmético: en general y en pocas palabras, cuanto menor es el grado de procesamiento y mayores son las propiedades beneficiosas del aceite de oliva: hidratante, nutritivo y desintoxicante. juega un papel importante entre los productos cosméticos gracias al alto contenido de ácido oleico. Otro aceite vegetal conocido especialmente en la cocina, el aceite de sésamo es en realidad un ayuda válida para el bienestar de la piel, gracias a sus propiedades antiedad, antioxidantes y regeneradoras.

Rico en vitaminas E y B y en proteínas, el aceite de sésamo es muy nutritivo y es perfecto para el cabello o para masajes, ya que deja la piel suave y sedosa, previniendo las estrías. Como hemos visto, los aceites vegetales pueden ser uno de los secretos de belleza mejor guardados, también utilizado por los mejores maquilladores y las celebridades más importantes. Los aceites vegetales son rápidamente absorbidos por la piel, proporcionan una hidratación instantánea pero sobre todo no dejan la piel grasa. Una ventaja adicional de los aceites vegetales es la valor por dinero: En comparación con otros productos cosméticos para la piel en el mercado, los aceites vegetales combinan alto a un precio extremadamente ventajoso. Entonces, la próxima vez que compre nuevos productos para el cuidado de la piel, ¿por qué no probar algo diferente?