Rinoplastia

La rinoplastia es la intervención quirúrgica cuya finalidad es mejorar el aspecto estético de la nariz y por tanto del rostro, para corregir los defectos de la nariz, de forma armoniosa, sin distorsionar la fisonomía y respetando plenamente las proporciones del rostro.
En la concepción moderna de la Cirugía Plástica, la Rinoplastia es de hecho la principal intervención del abordaje de la Profiloplastia, en busca de la mejor armonía de los perfiles de su rostro.
La rinoplastia es la cirugía que sobre todo consigue modificar la armonía de todo el rostro, mientras actúa solo en la nariz. El procedimiento sirve para restablecer la proporción entre los diferentes planos del rostro y logra dar gracia al perfil, manteniendo una arquitectura realista y natural. Una intervención de este tipo se siente profundamente a nivel psicológico, porque elimina una imperfección difícil de ocultar y que suele ser motivo de vergüenza y falta de autoestima. La decisión sobre el diseño de la intervención se toma solo después de un estudio cuidadoso de las características de todo su rostro, pero también de su expresividad y personalidad.

La remodelación del perfil se realiza “a medida”, tras un cuidadoso estudio de los parámetros y armonía facial. La mejora se obtiene mediante la reducción y remodelación del cartílago y esqueleto óseo, interviniendo desde el interior de las fosas nasales, sin dejar cicatrices visibles.

La cirugía ya no implica un postoperatorio largo y traumático: la rinoplastia moderna es, sin duda alguna, menos invasiva, tanto que puede realizarse en ausencia de sangrado y permite un rápido retorno a la vida social. (El edema y los hematomas serán apenas visibles y se reabsorberán en un par de semanas).

El resultado es permanente.
El objetivo de la rinoplastia, sin embargo, no es solo estético: muchas veces también intervenimos por una razón “funcional”, es decir, restablecer la respiración correcta, o eliminar los “ronquidos”, como ocurre con la “septoplastia” (en caso de desviación de la tabique nasal), o con rinoplastia reconstructiva (en caso de traumatismo). La remodelación quirúrgica de la nariz, con fines estéticos, se puede realizar a partir de los 15/16 años, al final del desarrollo óseo.

La rinoplastia es una de las intervenciones más discutidas, ya que muchas veces las expectativas del paciente difícilmente coinciden con la posibilidad de corrección que permite la estructura de la nariz, cumpliendo con las funciones respiratorias correctas y las proporciones correctas del rostro.

CUANDO OPERAR

En caso de

  • nariz demasiado grande en proporción a la cara
  • nariz demasiado grande / ancha cuando se ve de frente
  • nariz torcida o curvada
  • nariz asimétrica, para fracturas previas
  • punta de la nariz grande, ancha o carnosa
  • punta de la nariz caída o prominente
  • punta de la nariz pellizcada o chata
  • fosas nasales demasiado anchas
  • nariz con jorobas o jorobas (tanto cartilaginosas como huesudas) en la nariz (nariz jorobada)
  • el tabique nasal está desviado
  • columela desviada o en proceso
  • columela retraída y labio superior corto
  • insatisfacción con los resultados de intervenciones anteriores.

La remodelación quirúrgica de la nariz, con fines estéticos, se puede realizar a partir de los 15/16 años, al final del desarrollo óseo.

CUÁNTO DURA

La operación se realiza bajo anestesia local, asociada a sedación, y tiene una duración mínima de 20 minutos hasta 1 hora y media; la estancia en la clínica es de aproximadamente 6 horas (en hospital de día).

TÉCNICAS QUIRÚRGICAS

Existen diferentes técnicas quirúrgicas para obtener el efecto deseado, por ello es fundamental que expreses claramente lo que quieres cambiar, para que, tras discutirlo con el cirujano plástico, puedas elegir con él la técnica más adecuada para el caso concreto. La cirugía es mucho menos dolorosa que en el pasado.
La rinoplastia no deja cicatrices visibles, porque en la mayoría de los casos las incisiones se realizan dentro de la nariz. Es necesario recurrir a cicatrices externas pequeñas y prácticamente invisibles solo en el caso de remodelación de las fosas nasales o si se realiza una rinoplastia abierta. La rinoplastia abierta, aunque técnicamente más compleja, permite un nivel de precisión mucho mayor, ya que, de hecho, las estructuras nasales pueden modificarse bajo control visual. La elección entre la rinoplastia cerrada tradicional y la rinoplastia abierta depende tanto de las preferencias del cirujano plástico como del tipo de corrección a realizar. La remodelación del perfil se realiza “a medida”, tras un cuidadoso estudio de los parámetros y armonía facial. La mejora se obtiene reduciendo y remodelando el cartílago y el esqueleto óseo, interviniendo desde el interior de las fosas nasales, sin dejar cicatrices visibles.

DONDE SE PRACTICAN LOS GRABADOS
En la mayoría de los casos, las incisiones se realizan dentro de la nariz y, por lo tanto, son invisibles desde el exterior. En algunos casos, puede ser necesaria una pequeña incisión en la tira de piel, que separa las fosas nasales llamada columela. la cicatriz será casi invisible después de poco tiempo. Esta técnica (Rinoplastia Abierta) es el método más actualizado de cirugía de nariz; en algunos sujetos, sin embargo, determina una mayor hinchazón, aunque limitada a los primeros 2/3 días, de la nariz, por lo que se utiliza sobre todo para casos de punta grande, nariz en “papa”, asimetrías de punta, rinoplastia secundaria.