¿Qué es el destete?

En los primeros meses de vida, la leche por sí sola es capaz de garantizar un crecimiento normal del bebé, pero progresivamente su aporte nutricional se vuelve insuficiente y es necesario complementar la dieta con otros alimentos: es hora de destetar.

De hecho, el término destete se refiere a la transición gradual y progresiva de una dieta de solo leche a una basada en alimentos sólidos.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), debe producirse la introducción de alimentos distintos a la leche en la dieta del bebé desde los seis meses de edad, pero la leche materna todavía tendrá que seguir haciendo una contribución sustancial a la nutrición durante varios meses más.

Los tiempos y métodos de destete nunca deben generalizarse sino siempre personalizarse niño a niño: la observación de su bebé es, de hecho, la mejor manera de comprender sus tiempos y métodos para un destete que no sea una fuente de estrés.

El niño pasará de la experiencia de succionar el pecho o el biberón a tragar el alimento sólido propuesto con la cuchara, descubriendo diferentes sabores (dulce, salado), diferentes colores, diferentes texturas (líquido, sólido, cremoso), expresando sus gustos y preferencias.

Por tanto, los esquemas de suministro de energía no deben ser demasiado rígidos; es necesario respetar las preferencias del niño y los hábitos familiares introduciendo nuevos alimentos de forma paulatina. Ningún alimento es absolutamente esencial para el crecimiento, ya que los principios esenciales se encuentran en muchos alimentos diferentes.

El destete es un pasaje fundamental en la vida de un niño, porque inicia la delicada fase del desprendimiento psicológico de la figura materna: un primer intento de autonomía hacia la figura materna que no debe asustar a la madre, pero que debe ser considerada como un pasaje natural que debe afrontarse con serenidad.