Propiedades del arroz

Las propiedades del arroz son múltiples. Es, de hecho, un alimento ineludible en tus mesas, especialmente apreciado tanto por adultos como por niños. Se sabe que el arroz es rico en vitaminas, hierro, calcio, sodio, magnesio, potasio y zinc. Además, este producto no contiene gluten. Por ejemplo, una simple ensalada de verano garantiza numerosos beneficios, gracias a su alto contenido en sustancias saludables. A pesar de esto, las virtudes de este producto siguen siendo desconocidas para muchos. Las propiedades nutricionales del arroz, de hecho, no deben subestimarse en absoluto, ya que este alimento alimenta a aproximadamente la mitad de la población mundial. También se cultiva en casi todas partes del mundo. El consumo de arroz garantiza al organismo un alto contenido en vitamina B. Esta última es fundamental para favorecer el buen funcionamiento del sistema nervioso. No solo eso, la vitamina B promueve la elasticidad muscular del sistema gastrointestinal y al mismo tiempo aporta bienestar a la piel y al cabello. Para hacer del arroz un alimento particularmente valioso es el alto contenido de calcio presente en él, pero también fósforo, sodio, selenio, cobre, hierro y zinc.

Su principal ventaja es que no contiene gluten. Por tanto, el arroz resulta ser el alimento perfecto para la dieta de celíacos o alérgicos. Su composición es, por tanto, completamente saludable y se caracteriza por importantes valores nutricionales. El consumo de este alimento garantiza unaalta digestibilidad. Por eso está especialmente indicado para quienes padecen de mala digestión. Es esta última propiedad la que garantiza el bienestar de la flora intestinal, ya que ayuda a regularla. Además, su reducido contenido en sodio lo convierte en el alimento ideal para integrar en una dieta baja en sodio. Este último es particularmente importante para prevenir ciertas enfermedades como la presión arterial alta. El arroz integral, por su parte, se caracteriza por un alto contenido de fibras, pero también de vitamina B1, proteínas y lípidos. A diferencia del arroz tradicional, el arroz integral no es adecuado para todas las recetas. Alternativamente, es posible optar por el arroz semi-integral, capaz de garantizar las mismas propiedades que el arroz integral con un tiempo de cocción más corto.

Sin embargo, existen numerosos tipos de arroz. Por ejemplo, para la elaboración de timbales se recomiendan Balilla, Ribe y Cripto. Para preparar risotto o minestrone en su lugar, es aconsejable utilizar Italico, Arborio, Padano y Rosa Marchetti. Para preparar ensaladas hay que tener en cuenta que, en estos casos, los granos deben estar bien descascarados. En este punto solo queda tener ideas claras sobre la correcta conservación de este alimento, con el fin de proteger todas las propiedades del arroz. Ser un comida seca, es posible optar por el almacenamiento a temperatura ambiente. A pesar de esto, el arroz tiende a absorber agua en grandes cantidades. Por tanto, podría impregnarse excesivamente de los aromas presentes en el ambiente. Por este motivo se recomienda almacenarlo en lugares secos, alejado de fuentes de humedad y alimentos aromatizados. Por tanto, las propiedades del arroz hacen que este alimento sea particularmente completo y valioso.

Además, este producto te permite crear muchas variedades de platos, según tus gustos. Hay pequeños trucos para hacer un risotto exquisito y beneficiarse de todos valores nutricionales y las propiedades del arroz. Basta con picar la cebolla y sofreírla en aceite de oliva virgen extra o mantequilla. Cuando la cebolla se dore, puedes agregar los granos y dejarlos tostar a fuego moderado, teniendo cuidado de no quemar el arroz. El tiempo de cocción puede variar según el tipo de arroz, pero generalmente no supera los 5 minutos. Es posible agregar un poco de vino para darle más sabor al aderezo. Es recomendable realizar este procedimiento hacia el final, para no comprometer el tostado. Cuando el vino se evapora, es posible agregar el caldo, superando ligeramente el nivel del arroz. Luego puede continuar con la cocción completa. Cuando termine, agregue una pizca de sal y sazone con queso rallado. Además, el arroz te permite hacer muchos tipos de ensaladas. En este caso, es recomendable agregar gotas de jugo de limón durante la cocción. Este procedimiento es útil para mantener los granos sin cáscara durante la preparación. Una sugerencia es combinar los condimentos al final de la preparación, para evitar que el plato quede demasiado líquido. En unos sencillos pasos podrás disfrutar de deliciosas recetas y beneficiarte de todas las propiedades del arroz.