Porque ser es más importante que aparecer