Manos y labios agrietados: cuáles son los remedios naturales

Los remedios de la abuela para las manos agrietadas: recurrir a técnicas naturales puede aportar una marcada mejoría a este insidioso malestar que suele manifestarse sobre todo durante los días más fríos. Las manos y los labios agrietados son un problema muy común que, en ocasiones, también puede ser particularmente invasivo. Ocurre que la piel de los labios y las manos empieza a secarse y hay una sensación terrible como si estuvieran tirando. Por tanto, la piel está especialmente seca. Es posible evitar que los labios siempre se agrieten mediante simples y útiles trucos, ya durante el frio primero. Cuando las temperaturas empiezan a bajar, hay un verdadero cambio de estación, y aquí tienes que empezar a cambiarte de ropa, optando por prendas más abrigadas. En otros casos, cuando las temperaturas son inestables, debe comenzar a vestirse en capas. Se trata, por tanto, de una auténtica fase de transición e incluso la piel puede sufrir y ser víctima de las bajas temperaturas.

Por otro lado, es bien sabido que este período es un continuo “quitarse y ponerse” la ropa. Entre otras cosas, no debemos subestimar los cambios de temperatura, que también son responsables de numerosas dolencias que también pueden afectar al tracto respiratorio. Suele encontrarse con cambios terribles de temperatura al salir o entrar en las tiendas. Por lo tanto, se crea un fuerte contraste entre las temperaturas internas y externas. Esta molesta sensación de frío suele abrumar a todo el cuerpo y, a menudo, también se caracteriza por una fuerte humedad, que también es bastante peligrosa para la salud. Por lo tanto, pueden ocurrir varios daño cosmético como las manos o los codos secos y agrietados. Los remedios de la abuela son siempre la solución ideal para combatir estas dolencias comunes en unos sencillos pasos. A veces, estas áreas se ven afectadas por este malestar de forma severa y pueden ocurrir cortes reales en los labios o las manos. Por tanto, es necesario optar por métodos efectivos para remediar lo antes posible y aliviar la fuerte sensación de sequedad. No solo eso, cuando el problema ocurre en una forma más grave, este trastorno también puede conducir a la aparición de otros síntomas.

Estos incluyen picazón, hormigueo, irritabilidad y sensación de rigidez a las manos. A la larga, este problema también puede comprometer las actividades cotidianas normales, ya que al menor movimiento de las manos se produce una fuerte sensación de rigidez, lo que dificulta los gestos. Los labios y las manos son las zonas más delicadas expuestas al frío y la humedad. En casos graves, también pueden producirse grietas o sangrado. Por supuesto, ya no puede prescindir de la manteca de cacao. Pero esto puede no ser suficiente y es recomendable optar por otras soluciones. Los remedios de la abuela para las manos agrietadas siempre garantizan excelentes resultados, incluso en los casos en que la dolencia es bastante grave. Es posible optar por métodos tradicionales y remedios naturales para hidratar profundamente la piel, sin recurrir a elementos químicos que puedan resultar perjudiciales para la piel. Además, el problema no debe subestimarse, especialmente si hay pequeñas úlceras.

Una de las soluciones más eficaces es sumergir las manos en agua caliente y verter tres bolsitas de manzanilla con flores enteras. Tienes que mantener las manos en el agua durante unos minutos y en poco tiempo será posible sentir una rápida sensación de alivio. La sensación de irritabilidad severa tenderá a desaparecer en unos minutos. Además, para promover un mayor bienestar en las manos agrietadas, puedes optar por un truco sencillo. En concreto, se recomienda aplicar los sobres directamente sobre las zonas afectadas de los cortes y grietas. De esta manera es posible obtener el resultado deseado en tiempos aún más cortos. Es preferible mantener las manos en agua caliente durante al menos 15 minutos para aliviar permanentemente las molestias y solucionar eficazmente el problema. La piel, en poco tiempo, quedará mucho más suave y elástica. No solo eso, este método garantiza a la piel la hidratación adecuada, así como una nutrición adecuada. Para evitar volver a irritar la zona, es recomendable no frotarse las manos con la toalla, sino simplemente darles palmaditas al final del procedimiento. Frotar su delicada piel puede hacer que la irritación o picazón vuelva a aparecer. Para proteger los labios del frío invernal, se recomienda aplicar una capa de miel y mantenerla durante unos 20 minutos. Sus propiedades curativas actuarán sobre el agrietamiento y tus labios finalmente volverán a estar suaves y sanos.