La importancia de una higiene íntima específica

Una adecuada higiene íntima debe respetar el equilibrio natural de la mucosa vaginal durante las diferentes etapas de la vida. Por eso es importante utilizar un limpiador específico para la higiene íntima que asegure la máxima delicadeza, respetando las defensas naturales y que tenga un valor de pH acorde con cada momento de la vida. La esperanza de vida después de la última menstruación (menopausia) se extiende de 30 a 40 años.

Respecto a las características fisiológicas desistema genital, esta fase de la vida se caracteriza por las siguientes condiciones:

  • el estado trófico (es decir, el grosor y el estado nutricional) de la mucosa genital está muy disminuido en comparación con lo que estaba durante la vida fértil.
  • la propia mucosa a menudo puede estar mal hidratada y tener una organización irregular de las células que la constituyen; en esta condición, las terminaciones nerviosas sensibles son más sensibles a los estímulos irritantes y pueden causar alteraciones subjetivas como picazón, ardor u otras.
  • El Lactobacillus de Doderlein ya no está presente, por lo tanto, la síntesis de ácido láctico ya no se produce y, en consecuencia, cesa una defensa antiinfecciosa autónoma válida (el estado ácido de la mucosa).
  • El efecto más importante de una higiene íntima adecuada es la la prevención de enfermedades de diferente naturaleza, especialmente aquellos con causalidad infecciosa.
    En el caso concreto de la edad posmenopáusica, la higiene y el tratamiento de los pequeños trastornos que puedan surgir debe realizarse teniendo en cuenta la condición fisiológica de esta edad. Durante la menopausia, es aún más importante prestar la máxima atención y cuidado a sus bienestar íntimo. Para ello es necesario utilizar productos específicos, capaces de asegurar una adecuada higiene íntima diaria y al mismo tiempo dar un rápido alivio en caso de ardor y picor, respetando elecosistema vaginal.

    En la edad de la menopausia, los limpiadores, cremas y geles íntimos deben tener características precisas de eficacia y seguridad:

  • riqueza de activos con acción calmante, hidratante y refrescante;
  • pH neutro, consistente con el pH fisiológico;
  • especialmente para los detergentes, se requieren formulaciones delicadas (que no alteren la flora microbiana natural, incluso en el caso de lavados frecuentes) y libres de tensioactivos irritantes y fragancias fuertes.
  • Los consejos dados no pueden reemplazar una visita a un especialista. La información, opiniones y recomendaciones proporcionadas no pretenden reemplazar las del médico tratante.