El sonambulismo en los niños: como ocurre y que hacer

Qué es esto sonambulismo en niños? Hay niños que saltan de la cama y luego comienzan a caminar, quizás para realizar actividades muy distintas. Están los que van al frigorífico, los que se ponen la ropa como si prepararan una maleta, los que se preparan para divertirse conduciendo un coche. Sin embargo, hay algo en común que vincula todas estas manifestaciones de niños “activos”. Cualquiera que sufra de este trastorno del sueño no recuerda lo que paso.

Cómo se manifiesta el sonambulismo

Es cierto que el sonambulismo puede dar miedo, pero si tu hijo deambula por la casa mientras duerme, debes habla con tu pediatra. Y es importante fijarse en qué hora es. Piensa que cuando el sonambulismo aparece en las primeras horas de la noche, como parte de las fases del sueño profundo, es más probable que sea una situación normal que se resuelva con el tiempo.

Según los expertos, los movimientos que aparecen dentro de las dos primeras horas desde el momento en que el bebé se quedó dormido es una de las señales de que el sonambulismo no debe generar una aprensión particular. La situación cambia y requiere un control cuidadoso cuando el niño repite siempre los mismos movimientos, y luego lo que los científicos llaman automatismos motores. En estos casos, es importante acudir a un centro especializado y quizás realizar controles específicos como un electroencefalograma.

El sonambulismo es una forma de parasomnia difusa que también puede afectar a 15 de cada 100 niños y ocurre principalmente entre las edades de tres y ocho años. Generalmente reconoce un carácter hereditario y se resuelve en el transcurso de la adolescencia. Aproximadamente en uno de cada 5 casos, los movimientos nocturnos también pueden permanecer en los adultos, especialmente después de haber consumido grandes cantidades de alcohol. En los adultos, el sonambulismo se da en aproximadamente 2 de cada 100 personas, aunque con manifestaciones muy diferentes y en ocasiones ni siquiera percibidas.

Algunos consejos prácticos

Cierre las ventanas con cuidado, coloque los colchones en el suelo o en todo caso evite subidas excesivas, retire los objetos peligrosos del dormitorio, acomode el acolchado alrededor de la cama, instale un detector de movimiento si es necesario y sobre todo ajuste los ritmos de sueño y asegure una cantidad de descanso óptimo, al menos 7-8 horas.

Para seguir la píldora de salud diaria “El sonambulismo en los niños”, haga clic y escuche aquí

“Pastillas de salud diarias” es la serie de podcasts de DiLei TakeCare, comisariada por Federico Mereta. En cada episodio hablamos de prevención, cuidados y buenos hábitos.