Durmiendo con tu bebe

El contacto físico con el bebé / mamá / bebé / papá es muy importante y si madre e hijo duermen juntos, según algunos estudios, su relación puede beneficiarse.

Gracias al colecho:

– se favorece el apego madre-hijo;
– los ritmos del sueño de la madre y el niño se regulan armoniosamente;
– la madre adquiere mayor experiencia en la comprensión y la respuesta a las necesidades de su hijo;
– mejora la tasa de suministro necesario para la lactancia y tanto la madre como el bebé pueden descansar mejor.

Según un estudio estadounidense reciente, parece surgir que los niños acostumbrados a dormir en compañía son más sociables y más abiertos a las noticias en comparación con sus compañeros acostumbrados a dormir solos.

Es cierto, sin embargo, que para un niño determinadas características estructurales de una cama diseñada para el sueño de un adulto pueden constituir un peligro.

Para hacer que un bebé duerma con mamá y papá, necesita tomar precauciones:

– los niños no deben dormir con sus padres si son obesos, fumadores y si han tomado alcohol, drogas o sedantes;
– no debe haber espacios entre el colchón y el borde de la cama;
– no debe haber almohadas mullidas o mantas suaves cerca de la cara del bebé;
– no debe haber espacio entre la cama y la pared para evitar que el niño ruede en esa dirección y quede atrapado;
– No se debe acostar al bebé boca abajo.

Asesoramiento científico de Loredana Miola, doula profesional