Dieta, lo mejor de la semana del 5 al 11 de octubre

Una Nutrición apropiada es importante para el bienestar de nuestro cuerpo: llevar alimentos saludables a la mesa, asegurándonos de variar para tomar todos los nutrientes fundamentales, nos ayuda no solo a perder peso, sino también a mantenernos saludables.

Teniendo esto en cuenta, la dieta del mes de octubre aporta un excelente aporte de nutrientes capaces de desarrollar nuestras defensas inmunes, para que nuestro organismo sea capaz de afrontar mejor los virus y bacterias responsables, sobre todo, de las clásicas dolencias estacionales. A medida que se acerca el invierno, de hecho, introduzca una mayor cantidad de antioxidantes y las vitaminas solo pueden resultar la opción más inteligente.

Hablar de su importancia es el Dr. Corrado Pierantoni, especialista en endocrinología y enfermedades metabólicas y nutricionista clínico en Lanciano (Ch). Para fortalecer nuestro sistema inmunológico y prevenir la aparición de enfermedades propias de la temporada de frío, es bueno introducir alimentos ricos en vitamina D, que combinados con un exposición regular a la luz solar nos permitirá afrontar el invierno que está por llegar.

Hay muchas hierbas que tienen propiedades curativas, en particular hacia las defensas naturales de nuestro organismo. Uno de estos es el ginseng, sustancia con efectos energizantes que estimula el funcionamiento cerebral y nos ayuda a mantener la concentración. Pero también es un excelente aliado en el prevención de dolencias estacionales, porque afecta el sistema inmunológico.

Otra hierba con fuertes propiedades energéticas es guaranà: en un estudio publicado enRevista internacional de fisiología y rendimiento deportivos ha surgido que la suplementación con esta sustancia los mejora rendimiento deportivo en deportistas profesionales.

Para la salud del corazón, por otro lado, los nutricionistas recomiendan algunos alimentos particulares que, por sus efectos beneficiosos sobre el sistema cardiovascular, protegen frente a problemas como hipertensión y infarto. Uno de los alimentos que nunca debe faltar en nuestras mesas es tomate: como lo demuestra la investigación publicada en el Revisiones críticas en ciencia de los alimentos y nutrición, el licopeno que contiene aumenta los niveles de colesterol HDL, considerado “bueno” para nuestra salud.

Igualmente importante resultó ser el vegetales de hoja verde, rica en vitamina K: esta sustancia juega un papel fundamental en la coagulación sanguínea y, como lo demuestra un estudio publicado en Medicina integrativa (Encinitas, California), aumenta la elasticidad de las arterias.

Por un tiempo las algas se han convertido en parte de nuestra dieta, ya que poseen importantes beneficios. En particular, la chlorella ha mostrado fuertes propiedades desintoxicantes, adhiriéndose a los metales pesados ​​y contribuyendo a su eliminación. Un experimento realizado en animales, cuyos resultados fueron publicados en elInmunofarmacología internacional, destacó las capacidades de esta alga eneliminar toxinas del cuerpo.

¿Cuál es la dieta perfecta para los muchos trabajadores inteligentes? A medida que cambian sus hábitos diarios, es importante hacer algunos cambios en su dieta también para asegurarse la ingesta calórica adecuada y la ingesta de todos los nutrientes esenciales para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

La Dra. Lucia Bacciottini, bióloga de la nutrición en Florencia y autora del libro Dieta flexitariana. La dieta flexible (Giunti), reveló algunos consejos prácticos para garantizar una dieta variada y equilibrada incluso en un momento en el que podemos disfrutar de menos aire fresco y luz solar directa. La dieta flexitariana proporciona una abundante desayuno a base de carbohidratos y proteínas grasas, mientras que durante las demás comidas se prefieren platos a base casi en su totalidad de verduras.

Y hablando de la dieta vegetariana, los expertos de la Sociedad Científica de Nutrición Vegetariana ofrecieron importantes consejos sobre cómo preparar adecuadamente una comida a base de vegetales, para no tener escasez de alimentos. Un plato de verduras equilibrado debe contener todos 6 grupos de alimentos (cereales, alimentos proteicos, verduras, frutas, frutos secos y semillas oleaginosas y finalmente grasas), prestando atención a variar los alimentos a llevar a la mesa.