Cinta de correr: cómo usarla, cuántos minutos para hacerlo y cuál elegir

Historia de la caminadora

Lo crea o no, la caminadora pertenece a 1917, año en que fue patentada por Claude Lauraine Lagen. Hay que decir que, antes de Lagen, esta máquina fue desarrollada por el ingeniero inglés Sir William Cubitt, hijo de un molinero, que utilizó en tiempos muy antiguos, en 1818, un instrumento con un principio similar: el trabajo de los prisioneros. se usaba para moler grano, bombear agua o ventilar minas.

los modelo original patentado por Lagen, una evolución de la “máquina de tortura para presos, constaba de una base horizontal con rodillos, cinta antideslizante y soportes. Este instrumento se transformó luego alrededor de la década de 1950 en una máquina útil para obtener diagnósticos de pacientes cardíacos gracias a electrodos adheridos al tórax y la implementación de inclinaciones disponibles para aumentar el nivel de intensidad.

Al final de Años 60 tenemos la versión moderna de la caminadora para uso doméstico desarrollada por William Staub, un ingeniero mecánico. Como máquina de ejercicios, fue diseñada por el Dr. Robert Bruce y Wayne Quinton. El primer prototipo para uso doméstico se llamó PaceMaster 600 y fue enviado al Dr. Kenneth H. Cooper, autor del libro Aeróbicos, publicado en 1968. Las plantas de producción del primer prototipo tenían su sede en Clifton y luego en Little Falls, Nueva Jersey.

Este auto fue a revolucionar el mundo del fitness y se ha diversificado en muchos tipos: cintas de correr magnéticas, cintas de correr resellables que ahorran espacio, cintas de correr motorizadas con potencia de hasta 6 caballos, cintas de correr con múltiples accesorios y con control vía tableta y conexión bluetooth también conectables a un reloj que mide los valores de corazón y pulmones. Cuando se conecta con una interfaz, sigue siendo una hoy herramienta de diagnostico ya que detecta la presión arterial, funciona como electrocardiograma, prueba ergoespirométrica y tiene criterios de control para muchas funciones vitales. Se encuentra en institutos biomecánicos, gimnasios, centros médicos y deportivos, instalaciones deportivas de la policía y el ejército y en nuestras casas particulares. También hay cintas de correr para nuestros amigos animales, utilizadas por los veterinarios para la rehabilitación después de una cirugía o trauma.

Cuál elegir

Antes de entender cómo entrenar en la máquina, debe considerar que tipo de caminadora tu quieres: si necesitas simular subidas necesitas una máquina que genere desniveles importantes y este criterio te debe acompañar como uno de los primeros en condicionar tu elección. Otro aspecto a tener en cuenta: la potencia del motor corresponde a la vida útil de su máquina. Tercer factor: qué tan rápido quieres correr o caminar. Allí velocidad un máximo de 18 km / h puede ser bueno como base, ya 22 km / h te da la posibilidad de hacer entrenamientos en los que trabajar duro en la resistencia.

Largo y ancho finalmente, son valores útiles, aumentan si el entrenamiento también está destinado a correr y no solo a caminar, así que tenlo en cuenta también; en otras palabras, si su cinta de correr tiene un diseño estrecho y corto, es difícil entrenar bien.

Para ser claro, yo motores bastante potentes son sobre 4 caballos (piensa que 4,5 caballos corresponden a 3,3 kW) y las inclinaciones pueden ser diferentes (el 40% es realmente muy válido como valor, te permite crear importantes programas de entrenamiento). Para comprender los valores que corresponden a la simulación del descenso, sepa que -5% corresponde a un valor básico promedio. Esta es información genérica, pero le permite tener una idea preliminar sobre la cual crear su preferencia y elegir la máquina adecuada para usted.

Beneficios y contraindicaciones

El “rey” del entrenamiento en interiores y el fitness en casa, la cinta de correr tiene varios beneficios y algunas contraindicaciones. Obviamente este no es un entrenamiento al aire libre, que beneficia la piel, los pulmones y refresca la vista con árboles y caminos, pero sigue siendo una buena alternativa, si o cuando no es posible entrenar al aire libre. La máquina es un gran aliado del corazón, ya que proporciona un entrenamiento cardiovascular programable en un plan de crecimiento gradual. Puede controlar las calorías quemadas y la frecuencia cardíaca y esto es útil para aquellos que desean aumentar el esfuerzo y realizar un seguimiento de su pérdida de peso funcional. Entrena mucho las extremidades inferiores y te permite dar tono muscular a los muslos y glúteos. Sudas mucho en la caminadora, así que prepara una toalla pequeña o agrega un pequeño ventilador exterior para enfriar.

Algunos contraindicaciones se refieren al impacto en la columna, pero también en el caso de correr al aire libre. El impacto tiende a “acortar” la columna debido a pequeños micro traumatismos. Para superar el problema de la amortiguación, algunas cintas de correr están equipadas con cinturones acolchados o tienen elastómeros de goma. Además, correr en cinta es equivalente a correr sobre una superficie lisa que siempre es la misma, que sobre asfalto, aunque menos dura. Nuevamente, los prototipos recientes cuentan con programas que simulan varios tipos de terreno y esto sin duda varía al menos el ejercicio. Siempre es una máquina, de ahí el ritmo que se impone arriesga dando monotonía y quedando poca formación para el manejo de masa y equilibrio. Evidentemente el coche en casa ocupa espacio y no proporciona distracciones como ocurre en un agradable paseo al aire libre, pero es muy útil en caso de lluvia y también por eso se usa más en los países nórdicos.

Cómo usarlo y cuánto entrenar

Antes de subirse a la caminadora, es posible que desee explorar con la maquina apagada y los paneles de control con manual de instrucciones, para que disfrutes al máximo de tu entrenamiento. Esto le permite comenzar desde lo básico (apagar, encender) y luego comprender si desea un entrenamiento preestablecido o un entrenamiento manual y cómo encargarse de elegir entre los dos. Una vez que comprenda los parámetros, puede explorar los distintos programas. Pero, ¿cómo se sube a la cinta una vez que se familiariza con sus funciones? Para subir es necesario poner los pies en las barras laterales de la máquina y colocar las manos en las asas laterales, no ir directamente a la alfombra. Enciende el auto y comienza a sentirte cómodo con un ritmo lento y relajado. Una vez que hayas elegido el programa, déjate guiar y sigue controlando tu postura. No suba al automóvil cuando esté cansado, especialmente si está empezando a Volverse familiar. Recuerde que cualquiera que sea el programa que elija, mover los brazos quemará más calorías.

Un bien entrenando con la caminadora de 30 minutos te permite activar las principales funciones metabólicas, hacer que el corazón y todo el cuerpo funcionen quemando grasas. Monitorear su frecuencia cardíaca le permite comprender si está en el umbral de quema de grasa o no. Tu tambien puedes repetirlo 2-3 veces por semana, dependiendo de su nivel de formación. Pero, ¿cómo se calcula la frecuencia cardíaca ideal para adelgazar? Evidentemente, también depende del tao personal. Tomemos un ejemplo, si una persona tiene 40 años debe evaluar 180-40 = 140. Si la persona tomada como ejemplo se queda entre 135 y 145 latidos aquí comienza a reducir la masa grasa y poco a poco, aumentando pendiente y velocidad.

Muy importante es beber después del entrenamiento y asegúrese de llegar con la hidratación adecuada para reponer las sales minerales perdidas. Finalmente, el estiramiento: está absolutamente prohibido no practicarlo al final de la sesión. Los músculos de la pantorrilla y el alojamiento de la pierna posterior también deben estirarse presionando contra la pared, manteniendo la columna recta y llevando una pierna extendida hacia atrás y luego empujando la cadera correspondiente hacia adelante. Una sesión de sentadillas también es excelente para estirar bien la columna, siempre realizada manteniendo el peso sobre los talones y sin acortar el cuello.