Blefaroplastia

La estética de los ojos, y muchas veces de todo el rostro, puede verse empañada por la ptosis palpebral y la formación de acumulaciones localizadas (bolsas) que perturban la armonía y frescura del rostro. La flacidez del párpado provoca un estrechamiento del campo visual y da una expresión de cansancio y tristeza al ojo. A menudo, estas imperfecciones están presentes debido a factores congénitos, por lo que la corrección quirúrgica es adecuada incluso a una edad temprana.
La blefaroplastia es una operación cuyo objetivo es eliminar las bolsas palpebrales, eliminar el exceso de piel y, cuando sea necesario, la grasa periorbitaria herniada. La intervención permite “aclarar” la mirada, interviniendo, de forma precisa, a lo largo de la línea natural de los párpados, sin dejar cicatrices visibles (las incisiones no son visibles, quedando ocultas en el surco palpebral, para el párpado superior, y a lo largo del margen ciliar, para el párpado inferior). El resultado suele ser permanente; de lo contrario, debido a los procesos fisiológicos de envejecimiento, dura al menos 8-10 años, requiriendo retoques.

CUÁNDO OPERAR

En caso de

  • bolsas para los ojos, bolsas para los ojos, debido a la acumulación de tejido adiposo periorbitario
  • ojos caídos, forma de los párpados caídos, lo que le da un aspecto triste y cansado
  • exceso de piel sobre los ojos que cubre el pliegue del párpado
  • ojeras y depresión cutánea periorbitaria
  • patas de gallo y piel flácida
  • hinchazón de los párpados, causada por el envejecimiento, o incluso en sujetos jóvenes debido a una tendencia familiar a las bolsas de los párpados; estas hinchazones son a menudo no solo un problema estético, sino que son la causa de pequeñas y molestas alteraciones, como enrojecimiento, lagrimeo o estrechamiento del campo visual.

CUÁNTO DURA

La cirugía se realiza bajo anestesia local, con sedación. Puede venir por última vez 20 minutos a 2 horas. El alta siempre se realiza durante el día, con una estancia recomendada en la clínica de 5 horas.

TÉCNICAS QUIRÚRGICAS

La blefaroplastia puede ser completa (superior-inferior) o involucrar solo los párpados inferiores o superiores.

El método clásico, que se practica desde hace muchos años, consiste en retirar dos lunetas de piel y un poco de grasa en las zonas afectadas, para volver a obtener la distensión de la epidermis: mediante una incisión en el pliegue cutáneo normal (párpado superior ) e inmediatamente debajo de las pestañas (párpado inferior), se elimina la grasa herniada y se remodela el músculo. Las incisiones se suturan después de eliminar el exceso de piel.

También en lo que respecta a las bolsas debajo de los ojos que con el paso de los años se acentúan más, es posible intervenir con esta técnica, es decir, levantando y anclando el músculo de la membrana ósea. Naturalmente, también se elimina la parte sobrante de la epidermis.
Las incisiones realizadas en el párpado siguen un diseño preciso y la cicatriz final quedará oculta en los pliegues naturales por encima de la línea del párpado.

Según las indicaciones, también se puede realizar una blefaroplastia inferior transconjuntival, colocando las cicatrices en el interior del párpado; esta solución evita la formación de cicatrices externas y proporciona una mejor redistensión de la parte inferior del ojo.